Reto enviado por Begotxu: titiritero manco.

De un solo tajo, el hacha cortó su mano. El muchacho perdió el conocimiento en el instante en que vio volar su extremidad. Despertó envuelto en sudores, la muñeca cubierta de vendas. Como salido de un sueño observó la habitación. Su familia la había adornado con su mayor afición: allí donde mirara, encontraba títeres de madera vestidos con las telas más extravagantes que él hubiera visto. Pronto reparó en su hermano pequeño, quien aguardaba muy cerca del cabecero de la cama y miraba al suelo con gesto de culpabilidad y los ojos rojos de llorar durante horas. Su madre le habría echado el mayor rapapolvo de su vida. Aunque ella aseguró que el niño no se había separado de su lado con cierta aprobación, se le presentía un enfado de los que duran toda la vida.

El joven consiguió echar a todos de la habitación excepto al pequeño. Cuando por fin estuvieron solos, le guiñó un ojo.

— Lo conseguimos, enano. Ahora no habrá nadie como yo. ¡Seré el mejor titiritero manco del mundo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s