Relatos en cadena: Como en los viajes de Gulliver

Sin beso de buenas noches no pudo pegar ojo hasta bien entrada la madrugada. Vio dragones, brujas y duendes proyectados como sombras en las paredes. Cuando distinguió la silueta de un hada, emitió un suspiro y cerró los ojos. Al día siguiente, su nieta fue a despertarlo; el cuento que debían haber leído la noche anterior en su manita. No entendió su mueca relajada. Lo que le contaron fue que el abuelo había empezado un viaje especial. Ahora cada uno comenzaba una nueva aventura; como esas que leían cada noche, juntos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s