La magia de viajar

Al sur de la isla llegamos a un pequeño pueblo pesquero.

Callejones silenciosos de un blanco reluciente transmiten la palabra paz.

Los niños corren junto al puerto y hay gatos durmiendo a la sombra.

El olor del mar se cuela por las ventanas delanteras, el del pescadito frito por las de atrás.

El cielo, nublado en el horizonte; el viento,  furioso;  el corazón, en calma.

8 comentarios en “La magia de viajar

  1. Akerbeltz

    Pues a mi, aqui sentado en mi “oficina”, leyendo esto, me han entrado unas ganas locas de poder teletransportarme al mar y freir todos los pescaditos que en él moran y jamarmelos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s